Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia

Parásitos ponen en riesgo aves silvestres en Colombia

La presencia de parásitos de tipo sanguíneo hace que estas especies disminuyan los glóbulos rojos y se vuelvan anémicas, lo que implica que tengan menos fuerza para salir a buscar alimento, cuidar sus crías y hasta para buscar pareja.

 

También a largo plazo puede ocurrir que la población de cualquier tipo de aves disminuya, porque tiene menos éxito reproductivo. 

Un parásito es un organismo vivo que habita en la sangre, en este caso las aves, causándoles daño en su salud, ya que se alimentan de los nutrientes que estos animales consumen a diario. 

 

De las 4.700 aves silvestres que la Universidad Nacional de Colombia ha atrapado y evaluado, se ha detectado que 846 de éstas (18 %) presentan infección con parásitos sanguíneos. 

 

Además se están caracterizando los factores ecológicos que dirigen o marcan la presencia de parásitos en un tiempo determinado. 

 

En palabras de Nubia Estela Matta Camacho, profesora del Departamento de Biología de la Facultad de Ciencias de la U.N. Sede Bogotá, “tal caracterización permite identificar qué parásito es, quién lo alberga, cuáles son los potenciales trasmisores, por qué un ave tiene esa infección y como la temperatura afecta la presencia del parásito”. 

Por ejemplo, el Leucocytozoon quynzae fue el primer parásito de este tipo, encontrado en colibríes en el mundo y presente en aves residentes en tierras altas en Suramérica. 

 

La creencia que se tenía es que este microorganismo solo estaba en tierras bajas y fuera de los trópicos, en lugares como Estados Unidos, Canadá, Rusia y el norte de Asia. 

 

El Grupo de Caracterización Genética e Inmunología de la U.N ha demostrado cómo los cambios de temperatura y lluvias asociados con los fenómenos El Niño y La Niña marcan la presencia o ausencia de dichos parásitos, porque afectan de manera diferencial a los insectos que transmiten el parásito, a las aves que se infectan o al alimento disponible.  

 

Con el cambio de temperatura, los parásitos también amplían su distribución, lo que puede resultar peligroso; eso fue demostrado para Plasmodium Lutzi (“primo de la malaria), que durante el periodo de La Niña (2011-2012), estaba principalmente a una altura de 2.400 metros -donde queda el Parque Regional Ucumarí- y durante El Niño ocurrido entre 2015-2016. En ese periodo se encontró en mayor cantidad, pero ahora también se detectan en un ecosistema que ya colinda con el páramo, a 3.200 metros, explicó la docente. 

 

Al respecto, la profesora Matta-Camacho sostiene que lo que pudo haber pasado fue que se habilitaron nuevos sitios de crías para insectos cuando se subió la temperatura, o tal vez en esas nuevas temperaturas los parásitos se desarrollan más rápido. 

 

En tal sentido, recuerda que aún falta analizar detalladamente qué pudo causar este cambio tan dramático en altura y en presencia del parásito. 

 

Estudios moleculares 

 

Para descubrir los parásitos es necesario tomar sangre del ave y analizarla con estudios morfológicos y moleculares. 

 

En el caso específico de  Leucocytozoon, es transmitido por el Simulium, un insecto que se encuentra en zonas bajas, se convierte en vector y transmite el parásito. 

 

La investigadora señaló que en el Grupo de Caracterización Genética e Inmunología de la U.N. trabajan articuladamente estudiantes y profesores, para lograr encontrar las variables que afectan la dinámica de la transmisión de parásitos en aves en vía silvestre. 

 

“Unos se encargan de capturar las aves y analizar su sangre; otros buscan insectos inmaduros y adultos para determinarlos taxonómicamente, además de analizar por herramientas moleculares si existe el parásito; en el insecto miramos de cuál animal se alimentó”, explicó la docente. 

 

Los investigadores también toman variables ecológicas como la temperatura, la pluviosidad, el pH del río y el oxígeno disuelto, que luego son analizados estadísticamente para determinar cómo estás variables se asocian con el resultado de la infección, es decir, cuántos pájaros están infectados y con qué parásito. 

 

Este trabajo se presentó en el Cuarto congreso internacional e interdisciplinario de modelamiento matemático en medio ambiente y evolución de procesos de la vida y ciencias sociales, que realizó la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Manizales y contó con la presencia de expertos internacionales en temas como modelos matemáticos, bioinformática, epidemiología e inteligencia artificial  y computación biológica, entre otros.

OTRAS NOTICIAS

La prueba final de la Olimpiada de Matemáticas en Caldas se llevó a cabo con 22 estudiantes preseleccionados, de grados 10 y 11 de los colegios de los...

Read more

En Caldas, investigadores de la Universidad Nacional de Colombia (UN) Sede Manizales analizaron la oferta hídrica y establecieron umbrales para un...

Read more

Si en los últimos 25 días la ciudad alcanzara un acumulado de precipitaciones igual o superior a 200 mm, las autoridades de gestión del riesgo podrían...

Read more

Jhon Alejandro Lengua Duque, estudiante de doble titulación en Ingeniería Física y Matemáticas de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede...

Read more

“En este primer gran proyecto transversal en diversas áreas del conocimiento, las universidades de la ciudad participamos para apostarle a un tema de...

Read more

Estas organizaciones vienen realizando prácticas de gestión para reducir la contaminación del medioambiente en procesos como el de compra y diseño de...

Read more

Colibrí es el nombre de esta aplicación que procesa y convierte en voz la información que se encuentra en formato PDF, con el fin de facilitarles el...

Read more

Por cada kilogramo de raquis o tusa sobrante de la cosecha de palma de aceite se producen 0,83 kilovatios hora (kWh), después de realizar un proceso...

Read more

 

Además de los bajos precios, con los que no alcanzan a cubrir los costos de producción, los cerca de 34.000 caficultores caldenses se enfrentan a...

Read more